10 trucos para perder esos kilos de más

10 trucos para perder esos kilos de más

1.- Comer menos o suprimir una comida. Podemos reducir la cantidad de alimentos que ingerimos y evitar consumir proteínas animales en gran cantidad, incrementando las proteínas vegetales, mucho más fáciles de digerir y que dejan menos residuos. Con eso ya notaremos una significativa reducción de peso. Otra opción es cenar sólo verduras o ensalada de hortalizas, o sólo fruta de la temporada, vitando las ácidas por la noche. Una persona adulta puede seguir estas pautas durante algunas semanas sin problemas.

2.- Monodieta. Aparte de comer menos o en paralelo, podemos optar por una monodieta. Un día a la semana comeremos sólo una misma fruta: manzana, por ejemplo. Si se hace muy difícil de seguir siempre hay la opción de desayunar manzana, comer ensalada de hortalizas con alguna semilla oleaginosa (nueces o avellanas o almendras… crudas) al mediodía y verdura hervida por la noche. Entonces podemos hacerlo dos días por semana.

3.- Caldo depurativo desinflamante. Dos manzanas por litro de agua. Se cortan en cuatro trozos (sin pelar) y se hierven durante 20 minutos a fuego medio. Se toma media hora antes de cada una de las principales comidas, agregando el zumo de medio limón recién exprimido (o uno si se tolera bien). Las personas con frío pueden añadirle jengibre o canela, que son alimentos que aportan calor al cuerpo y energía a los riñones.

4.- Menos proteína animal. El hígado ha hecho un sobreesfuerzo y es necesario que se recupere. Una comida podría consistir en un primer plato de ensalada de hortalizas (sin maíz, ni atún, ni queso…) con unas ralladuras de jengibre fresco bien aliñado con aceite de oliva y un segundo de arroz integral con algas o bien con legumbre verde (judías, habas, guisantes…) y que puede prepararse con hortalizas. La combinación de cereal integral con algas o legumbre verde da como resultado una proteína de alto valor biológico. Con una comida así, el hígado trabaja menos forzado y el sistema digestivo se limpia.

5.- Compensar el consumo de alcohol. Si hemos consumido muchas bebidas alcohólicas durante las fiestas, ahora hay que compensarlo con betacarotenos (frutas y verduras rojas, naranjas y amarillas como (zanahoria, mandarina, naranja, pomelo, manzana roja con piel, pimiento rojo…), vitaminas del grupo B (con complementos de levadura de cerveza, o alga espirulina o alga chlorella) y vitamina E (semillas oleaginosas como almendras, avellanas, nueces y piñones…).

6.- Tomar otros complementos alimenticios. Nos serán de utilidad suplementos a base de plantas medicinales como el boldo, el cardo mariano, el romero, el desmodium y el diente de león. Podemos tomarlos durante unas semanas antes del desayuno y antes de la comida del medio día. La L-carnitiva favorece la eliminación de grasas y, en consecuencia, favorece el adelgazamiento.

7.- Ajo crudo. Tomarlo ayuda a reducir las grasas y el colesterol. Tmbién actúa como antioxidante.

8.- Tisanas. Mejorarán el tránsito intestinal las tisanas hechas a base de anís verde e hinojo (para cuando hay flatulencias), romero (para disolver las grasas y mejora la digestión) y té verde (es antioxidante y depurativo). El carbón vegetal que se vende en herbodietéticas es otra buena opción para limpiar el sistema digestivo, evitar la acidez del estómago, reflujo, gases…

9.- Zumos. Media hora antes del desayuno podemos tomar un zumo de limón con agua tibia o un zumo de pomelo o un zumo de granada. Favorecen el reequilibrio del sistema digestivo y ayudan a limpiar el organismo de residuos. El zumo de manzana, mezclado con col (cruda) y zanahoria regenera el hígado, riñones y tiene un efecto muy beneicioso para la flora intestinal, además de ser altamente antioxidante. Puede tomarse antes de la comida del mediodía

10.- Fibra y probióticos. Es muy importante no descuidar el aporte de fibra para mantener en buen estado del tracto intestinal y favorecer la evacuación de los residuos de la digestión. Las frutas y las verduras crudas son excelentes prebióticos. El miso, el chukrut, el kéfir y el yogur son probiótiocos con efecto regenerativo de la flora intestinal.

Nos gustaría saber tu opinión
(Votos: 1 Promedio: 5)

Añadir comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *