Callos… ¿Por qué tengo que ir al Podólogo?

Callos… ¿Por qué tengo que ir al Podólogo?

Los famosos callos o duricias, no son sólo un problema estético, pueden aparecer como síntoma de diferentes patologías que deben tratarse y por tanto solucionarse, para que no vuelvan a aparecer, es muy importante descubrir las causas que los provocan, para evitar que este problema se agrave o acabe siendo crónico.

Aunque estén consideradas como un problema menor, pueden causar muchas molestias e incluso limitar la correcta movilidad.

En la mayoría de las ocasiones pueden estar provocados por micro-traumatismos continuos, no sólo por el roce que provoca el calzado, sino también por alteraciones morfológicas o de estructura del pie.

Un calzado inadecuado, fabricado con materiales poco flexibles puede desencadenar la aparición de estas lesiones.

En otros casos el principal responsable es una deformidad en el pie, o alteraciones a la hora de caminar, que provocan la aparición de los dichosos callos en las zonas de excesiva y continuada presión.

Los lugares más comunes donde aparecen son en el dorso de los dedos, entre los mismos y en la planta del pie.

Él los trabajará a dos niveles:

  • Por un lado aliviará de forma inmediata los síntomas, deslaminando con un bisturí las capas superficiales. No olvidemos que ahora solo hablamos de aliviar síntomas no de solucionar el problema, por lo que si no desaparece la causa que los provoca, la lesión volverá a aparecer.
  • En segundo lugar realizará un estudio biomecánico, para así descubrir finalmente las alteraciones de funcionamiento y estructura del pie.
  • Una vez aclaradas las causas, podrá diseñar el tratamiento ortésico (plantillas plantares o digitales), para corregir las diferentes alteraciones que hayamos podido encontrar.

Alere Animus
Centro de Estética cerca de mi

Diagnóstico Gratuito
Chat Online

Las verrugas plantares están causadas por el virus del papiloma humano, tiene por tanto, una alta carga vírica y son contagiosas.

En manos inexpertas pueden confundirse con callos o duricias, ya que debido a la presión que se ejerce sobre la planta del pie puede formarse un endurecimiento en su superficie.

Suelen tener unas raíces que crecen hacia el interior del pie, si no las tratamos, a medida que pasa el tiempo más se implanta y más dolor produce, por eso es importante visitar al podólogo lo antes posible.

Uno de los métodos más efectivos para eliminarlas, es mediante el láser. Tras su uso provocaremos una necrosis de la verruga, sin dañar el tejido que la rodea, y acelerando la recuperación de la zona.

No hemos de olvidar los cuidados que hemos de tener en casa.

  • Secar con cuidado y minuciosamente el pie después de la ducha, prestando especial atención al secado entre los dedos.
  • Un correcto corte de las uñas ( el podólogo nos indicará como debemos hacerlo)
  • Una buena hidratación del pie (no olvidemos que forma parte de nuestro cuerpo), para el nosotros recomendamos el producto específico de ALqvimia Healthy Feet con aceites vegetales de almendra y sésamo y aceites esenciales entre otros de árbol de té, salvia, limón, lavanda…
  • Utilizar un calzado adecuado para las necesidades de nuestros pies.

No olvidéis, consultar a nuestro podólogo DR. Jordi Mañe Checa.

Nos gustaría saber tu opinión
(Votos: 1 Promedio: 5)

Añadir comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *