Consejos para recuperarse de los excesos navideños

Consejos para recuperarse de los excesos navideños

Reunirnos para comer siempre que hay una celebración es una costumbre que nos ha dejado la tradición cultural y religiosa, y las fiestas navideñas no son una excepción. En las sociedades más ricas y opulentas todo se sofistica: se pone sobre la mesa comida en abundancia y muy diferente entre sí,  cometiéndose el error de mezclar alimentos incompatibles. Eso pasa factura con unos kilos de más e incluso en forma de un hígado debilitado.

Los excesos propios de las celebraciones navideñas ponen el hígado a prueba. Se come mucha proteína animal (carne y marisco), azúcar (turrones, mazapanes, mantecados…) y se consume alcohol (vino y champán). Toda esa mezcla en una sola comida es una auténtica bomba para el sistema digestivo, para hígado. Este órgano desempeña numerosas funciones y su mal funcionamiento causa trastornos, de los que no siempre somos capaces de ver una relación causa/efecto clara. De hecho, hay muchos problemas que no acabamos de resolver que tienen su origen en la congestión del hígado, incluso de esos resfriados que nunca terminan de curarse, entre otras cosas. Así pues la alimentación excesiva y tan poco sana en debe dejar paso a un descanso al hígado.

Luego están esos kilos de más, que costarán más o menos de quitarse en función de cada individuo, sobre todo a quienes la glándula tiroides no les funciona al 100%.

dieta2

Perder un kilo a la semana como mucho

No es recomendable hacer dietas restrictivas después de las Navidades. Puede convertirse en una pesadilla y las consecuencias emocionales pueden ser aún peores. Lo ideal es perder un kilo a la semana como máximo. Superar este límite está fuera de lugar si queremos ser prudentes. Además, en invierno tampoco es el momento de depuraciones, más apropiadas en primavera y otoño., porque el cuerpo necesita calor y una dieta depurativa en invierno puede enfriar y desvitalizar los riñones, que son órganos muy importantes para la energía vital.

Ejercicio físico

Lo primero que debemos hacer al volver a la rutina habitual es no descuidar el ejercicio físico. Debe ser un ejercicio dinámico que favorezca la respiración y la sudoración. Así se eliminan toxinas y liberamos al hígado y los riñones de una parte de ese trabajo. La sauna también es una buena idea, siempre y cuando no haya problemas de corazón,  presión baja… Hacer deporte también favorece una mejor circulación sanguínea, importantísimo detalle para que los residuos puedan ser llevados a los emuntorios de eliminación.

Los kilos de más ganados en las celebraciones de Navidad se irán perdiendo poco a poco de manera natural, cuando volvamos a la rutina habitual y dejemos de comer tanto. El cuerpo se va regulando lentamente. Sin embargo, podemos acelerar el proceso poniendo en práctica algunos trucos sencillos.

Nos gustaría saber tu opinión
(Votos: 2 Promedio: 5)

1 Comentario

  • GreggEximb Posted octubre 18, 2019 9:23 am

    Хорошая статья

Añadir comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *