OSTEOPATÍA VISCERAL Y DRENAJE LINFÁTICO, DOS BUENOS ALIADOS PARA DESPUÉS DE FIESTAS

OSTEOPATÍA VISCERAL Y DRENAJE LINFÁTICO, DOS BUENOS ALIADOS PARA DESPUÉS DE FIESTAS

Por Pedro Mulero, Fisio-Osteopatia.

Con el drenaje linfático ayudamos a nuestro cuerpo a depurar todas esas toxinas en intestinos
riñones e hígado que se han ido acumulando después de las copiosas comidas y el exceso de alcohol.

Un gran apoyo en esta terapia es la osteopatía visceral, con ella ayudamos a las vísceras a recuperar su correcta movilidad, que en estas fiestas suele quedar restringida, dificultando el peristaltismo intestinal y los procesos digestivos.

“Con una buena combinación entre ambas terapias el exceso de proteínas
y de grasas acumuladas en el torrente sanguíneo queda minimizado, puesto que,
con drenaje conseguimos ayudar al cuerpo a autorregularse para limpiar
y depurar el organismo de todas estas toxinas acumuladas”

Gracias a la recuperación de la adecuada movilidad intestinal, hígados y riñones pueden ejercer positivamente su función depuradora, además respiraremos mejor, puesto que con ambas terapias mejoramos el movimiento del diafragma.

Ambas terapias tienen en común una acción profundamente relajante con lo que nuestro sistema nervioso se va a sentir profundamente agradecido, después del estrés que en ocasiones conllevan estos días festivos.

Los beneficios de una correcta actuación con ambas terapias nos aporta múltiples beneficios tanto a nivel físico como mental.

Nos gustaría saber tu opinión
(Votos: 3 Promedio: 5)

Añadir comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *