Tatuaje, Verdades y Mentiras de su Eliminación

Tatuaje, Verdades y Mentiras de su Eliminación

La pregunta más frecuente es que si se consigue eliminar completamente el tatuaje o si quedará alguna marca o cicatriz.

En la mayoría de los casos puede quedar una pequeña sombra sutil, que probablemente solo será apreciable por uno mismo, pero que puede pasar desapercibida por el resto.

Los tatuajes más costosos (en sesiones) de eliminar serán los más profesionales, ya que por norma general llevan más cantidad de pigmento, están trabajados más profundamente, y suelen ser pigmentos de más calidad que quedan más fijados.

Aquellos tatuajes que tienen menos de un año, son tremendamente complicados de eliminar, de hecho, no se suelen trabajar, porque prácticamente no ofrecen resultados.

Los colores azules, amarillos y verdes, por la poca capacidad que tienen de absorción, necesitarán más sesiones y el resultado será variable.

¡Ojo! Si en tu tatuaje o micropigmentación  hay tonos ROJOS o MARRONES es importante realizar un test previo (realizar uno o dos impactos). Esto se ha de hacer ya que determinados pigmentos rojos están compuestos por óxido de hierro, sustancia que en contacto con la luz láser puede virar a un tono negro, siendo imposibles luego de eliminar.

Por último, la gran pregunta: ¿Es doloroso?

Es evidente que sensaciones vamos a notar, en función de la tolerancia de cada persona, el tamaño del tatuaje y la zona donde está ubicado.

Para poder mitigar o atenuar ese dolor o malestar podemos usar frío para anestesiar levemente la zona de trabajo o anestesia pinchada. Tenéis que saber que se ha constatado que si se usan cremas anestésicas se reduce la absorción y por lo tanto la efectividad de la sesión, por lo que tras los años de experiencia se aconseja no utilizar este tipo de anestésicos.

Nos gustaría saber tu opinión
(Votos: 2 Promedio: 5)

Añadir comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *